Contáctanos




Causas & diagnostico columna lumbar

 

 

  • Dolor de espalda baja o lumbalgia
  • Esguince lumbar
  • Hernia de disco lumbar
  • Conducto lumbar estrecho
  • Escoliosis
  • Espondilolisis y espondilolistesis
  • Discitis
  • Fractura vertebral
  • Tumores 



 

Dolor de espalda baja o lumbalgia

 

Lumbalgia o lumbago significa dolor localizado en la parte baja de la Columba a nivel de la cintura.

Se calcula que el 80% de la población mundial ha padecido o padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida y es la segunda causa de incapacidad laboral en México, después del resfriado común. La mayoría se cura espontáneamente, sin recurrir a ningún tratamiento médico.

imagenes/causes&diagnoses02.png


Dentro de las causas más frecuentes que originan este problema son: Hacer gran esfuerzo: jalar o cargar objetos pesados de una manera inadecuada, Adoptar mala postura al estar sentado o de pie, Permanecer en una misma posición por lapsos prolongados (sentado largas jornadas frente a la computadora o parado en el trabajo), entre otras.

Cuando se presenta la lumbalgía, el paciente debe acudir a consulta con el médico general, ortopedista o quiropráctico que hará un interrogatorio del tipo de dolor, localización y tiempo de evolución, además de examen físico completo. En los casos que sea necesario, se realizaran estudios de radiografías.

 

  1. Tratamiento médico conservador. Se basa en el uso de antiinflamatorios, analgésicos, relajantes musculares y reposo. 65 a 70% de los pacientes se recuperan con este tratamiento, mismo que puede durar entre 2 y 3 semanas.Los tratamientos más frecuentes son:
  2. Terapia física o rehabilitación. Recurre a la aplicación de masaje, calor, ultrasonido, e impulsos eléctricos de baja frecuencia para estimular el músculo y relajarlo (TENS). Es buena opción para el 30% de los pacientes que no mejoran con el tratamiento médico conservador.
  3. La cirugía. Se plantea en los casos en que se requiere de liberar la raíz nerviosa ya sea por una hernia de disco o una afección degenerativa de la vértebra o sus articulaciones. Casos en los cuales haya inestabilidad de la columna vertebral por causas diversas.

 

Los especialistas señalan que la lumbalgia es evitable a través de diversas medidas a lo cual se le denomina Higiene de columna:

Mantener el peso adecuado a fin de evitar la sobrecarga de la columna y sus articulaciones, evitar las posturas inadecuadas, evitar agacharse con la espalda para levantar objetos del piso; es adecuado hacerlo con las rodillas flexionadas, manteniendo la espalda recta. Así el esfuerzo es realizado por las piernas. 

 

 

AVANZADA


Lumbalgia o lumbago significa dolor localizado en la parte baja de la Columba a nivel de la cintura.

Se calcula que el 80% de la población mundial ha padecido o padecerá dolor de espalda en algún momento de su vida y es la segunda causa de incapacidad laboral en México, después del resfriado común. La mayoría se cura espontáneamente, sin recurrir a ningún tratamiento médico.

 

Dentro de las causas más frecuentes que originan este problema son:

 

  • Hacer gran esfuerzo: jalar o cargar objetos pesados de una manera inadecuada
  • Adoptar mala postura al estar sentado o de pie
  • Permanecer en una misma posición por lapsos prolongados (sentado largas jornadas frente a la computadora o parado en el trabajo)
  • Posterior a tener un accidente automovilístico, una caída.
  • Por problemas de tipo muscular, de articulaciones (osteoartritis), discos intervertebrales como las hernias de disco o afecciones de la pelvis.
  • Hay enfermedades de otros órganos vecinos que presentan manifestaciones a nivel de la columna lumbar como afecciones del riñón y vías urinarias.
  • En algunos pocos casos el origen puede ser una fractura, tumoración.

 

Cuando se presenta la lumbalgia, el paciente debe acudir a consulta con el médico general, ortopedista o quiropráctico. De inicio lo más importante es un examen general completo del paciente, se puede solicitar estudios de radiografías para apoyar el diagnóstico. Estudios ya más complejos como la Tomografía axial computarizada y la Resonancia magnética nuclear debe de ser indicada solo en casos selectos y por médicos especialistas.

Por su tiempo de evolución la lumbalgia sepuede clasificar como: Lumbalgia aguda, la cual tiene un tiempo menos a seis semanas, Lumbalgia subaguda de seis semanas a tres meses y la lumbalgia crónica  la cual ya tiene presente mas de tres meses.

 

Los tratamientos más frecuentes son:

 

  • Tratamiento médico conservador. Se basa en el uso de antiinflamatorios, analgésicos, relajantes musculares y reposo. 65 a 70% de los pacientes se recuperan con este tratamiento, mismo que puede durar entre 2 y 3 semanas.
  • Terapia física o rehabilitación. Recurre a la aplicación de masaje, calor, ultrasonido, e impulsos eléctricos de baja frecuencia para estimular el músculo y relajarlo (TENS). Es buena opción para el 30% de los pacientes que no mejoran con el tratamiento médico conservador.
  • En cuanto al deporte más conveniente es la natación, ya que fortalece los músculos del abdomen y espalda, además de que se hace en posición de relajación muscular y no hay impacto contra el piso, pues no hay gravedad. Otras actividades como el yoga relaja la columna, bicicleta fija en la cual no hay carga del peso del paciente y se ejercitan los músculos, caminar con calzado adecuado para que no impacte a la columna.
  • Bloqueo de raíz nerviosa. Realizado por médicos especializados en medicina del dolor, y consiste en la aplicación de una substancia anestésica y/o antiinflamatoria a nivel de una raíz nerviosa con la intención de reducir su la inflamación y/o el dolor.
  • La cirugía. Se plantea en los casos en que se requiere de liberar la raíz nerviosa ya sea por una hernia de disco o una afección degenerativa de la vértebra o sus articulaciones. Casos en los cuales haya inestabilidad de la columna vertebral por causas diversas.

 

Los especialistas señalan que la lumbalgia es evitable a través de diversas medidas a lo cual se le denomina Higiene de columna:

 

  • Mantener el peso ideal, a fin de evitar la sobrecarga de la columna y sus articulaciones.
  • Vigilar las posturas: mantener la espalda recta, elegir un asiento adecuado en el trabajo, sentarse completamente en el asiento, no “en la orillita y jorobado” dormir boca arriba o de lado en posición fetal (dormir boca abajo no es recomendable, ya que la curvaturas naturales que tiene la columna se ven invertidas y eso causa molestias a la larga.
  • Evitar agacharse con la espalda para levantar objetos del piso; es adecuado hacerlo con las rodillas flexionadas, manteniendo la espalda recta. Así el esfuerzo es realizado por las piernas.
  • Procurar no permanecer sentado o de pie más de 2 horas en la misma posición; cada vez que sea posible hay que cambiar de posición, flexionar las piernas y mover los músculos en general.
  • Los deportes con mayor riesgo de ocasionar dolor lumbar son el fisicoculturismo, fútbol, fútbol americano, basquetbol, voleibol y karate.

 

“Una lumbalgia mal tratada puede ocasionar problemas que requieren mayor atención y tiempo de recuperación. Es probable que las raíces nerviosas a nivel lumbar se aprieten y se produzca una hernia de disco o un desplazamiento de vértebra, por lo que lo mejor es acudir con el médico en cuanto aparezcan los primeros síntomas”, finaliza el Dr. Miguel Ángel Quiñones.

 

 

Esguince lumbar

 

Cualquier fuerza de intensidad suficiente puede producir un desgarro en los músculos y/o  tendones de la zona lumbar. Esto se produce con frecuencia en los deportes que requieren empujar o traccionar contra resistencia elevada (p. ej., levantamiento de pesas, fútbol americano) o un giro brusco de la espalda (p. ej., baloncesto, béisbol, golf).

Los síntomas de los esguinces y las distensiones lumbares incluyen dolor agudo, y dolor y dificultad para el movimiento, inflamación y rigidez. El dolor inicial puede ser tan severo que el paciente teme que algo se le haya “roto”.

El diagnóstico comenzará por registrar detalladamente la historia clínica del paciente. Su médico querrá saber cuándo inició el dolor, qué evento precedió al dolor, qué hace que el dolor empeore y otra información que le ayude a determinar cuál es el siguiente paso para llegar al diagnóstico correcto.

Tratamiento: habitualmente incluye tanto medicamentos para aliviar el dolor y el espasmo o contractura muscular, como la participación en un programa de terapia física. Los medicamentos pueden incluir un antiinflamatorio, un relajante muscular y medicamentos narcóticos o no-narcóticos para el dolor.

 

AVANZADA


Cualquier fuerza de intensidad suficiente puede producir un desgarro en los músculos y/o  tendones de la zona lumbar. Esto se produce con frecuencia en los deportes que requieren empujar o traccionar contra resistencia elevada (p. ej., levantamiento de pesas, fútbol americano) o un giro brusco de la espalda (p. ej., baloncesto, béisbol, golf).

Los síntomas de los esguinces y las distensiones lumbares incluyen dolor agudo, y dolor y dificultad para el movimiento, inflamación y rigidez. El dolor inicial puede ser tan severo que el paciente teme que algo se le haya “roto”. En este momento muchos pacientes buscan la opinión de su médico.

El diagnóstico comenzará por registrar detalladamente la historia clínica del paciente. Su médico querrá saber cuándo inició el dolor, qué evento precedió al dolor, qué hace que el dolor empeore y otra información que le ayude a determinar cuál es el siguiente paso para llegar al diagnóstico correcto.

 

Después de la historia clínica del paciente, el médico realizará una exploración física y neurológica que incluye:

 

  •  Palpación, Pruebas de rango de movimiento para medir el grado del daño, Examen neurológico con prueba de los reflejos y respuestas sensoriales del paciente. Además, el médico puede ordenar una radiografía para descartar una fractura. Raras veces se requiere efectuar pruebas diagnósticas adicionales.
  • Tratamiento: habitualmente incluye tanto medicamentos para aliviar el dolor y el espasmo o contractura muscular, como la participación en un programa de terapia física. Los medicamentos pueden incluir un antiinflamatorio, un relajante muscular y medicamentos narcóticos o no-narcóticos para el dolor.
  • La terapia física incorpora ejercicios terapéuticos y ‘terapias manuales’ como ultrasonido, masaje, compresas calientes o frías y estimulación eléctrica. Los programas de ejercicio terapéutico comienzan lentamente para acostumbrar al paciente a las rutinas de estiramiento y fortalecimiento. Con frecuencia se le da al paciente un programa de ejercicios para que los practique regularmente en casa. Una columna vertebral fuerte y ágil es un avance en la prevención de daños futuros. Las terapias “manuales” actúan disminuyendo la inflamación, el espasmo o contractura muscular y el dolor. Además, los tratamientos manuales de este tipo incrementan la circulación en el sitio del daño y facilitan la curación.

 

 

Hernia de disco lumbar

 

La hernia discal está constituida por un abombamiento  causado por cambios degenerativos propios de la edad, sobrepeso o por un traumatismo.

El dolor agudo se debe a que la hernia comprime una raíz nerviosa y/o a contractura muscular regional. Los síntomas  comienzan con dolor, hormigueo y si no se trata a tiempo puede haber desde disminución de la fuerza.

El diagnóstico se SOSPECHA por las manifestaciones clínicas del paciente de dolor lumbar y dolor que se irradia A UNA O AMBAS PIERNAS. Después de un examen físico adecuado, se puede solicitar estudios de radiografías que nos pueden mostrar una disminución en la altura del espacio entre dos vertebras que se traduce en enfermedad del disco. El estudio estándar de oro para el diagnóstico de la hernia de disco es la resonancia magnética nuclear (RMN), la cual nos permite apreciar con detalle los discos intervertebrales, articulaciones y las raíces nerviosas.

Estos casos se presentan como una lumbociática, lo cual significa que hay dolor lumbar y dolor a lo largo del nervio ciático asia una o ambas piernas.

El tratamiento inicial es mediante tratamientos conservadores al igual que la lumbalgia, posteriormente se puede complementar con rehabilitación física. PERO en los casos que se realiza el estudio de RMN de la columna lumbar y es evidente la presencia de una hernia de disco con compresión importante de la raíz nerviosa, NI EL MEDICAMENTO NI LA REHABILITACION mejoraran las molestias, esto solo será temporal y la resolución definitiva tendrá que ser mediante cirugía. 

 

 imagenes/clip_image002.jpg

 

AVANZADA


La hernia discal está constituida la salida del contenido suave del disco intervertebral por ruptura de la parte externa más resistente, esto puede ser por cambios degenerativos propios de la edad, sobrepeso o por un traumatismo.

El dolor agudo se debe a que la hernia comprime una raíz nerviosa, a la presencia de inflamación en la región de la hernia que aumenta la compresión de la raíz y/o a contractura muscular regional. Los síntomas  comienzan con dolor, hormigueo y si no se trata a tiempo puede haber desde disminución  hasta pérdida de fuerza.

Las raíces nerviosas de la región lumbar tiene una distribución bien establecida, por lo cual el médico puede saber que raíz se encuentra afectada por la parte de la pierna que presenta el dolor, al igual los reflejos se encuentran inervados por raíces particulares y la disminución de cierto reflejo también guía al explorador asía alguna raíz en particular.   

 

imagenes/dermatomo.jpg

 

El diagnóstico se SOSPECHA por las manifestaciones clínicas del paciente de dolor lumbar y dolor que se irradia A UNA O AMBAS PIERNAS. Después de un examen físico adecuado, se puede solicitar estudios de radiografías que nos pueden mostrar una disminución en la altura del espacio entre dos vertebras que se traduce en enfermedad del disco. El estudio estándar de oro para el diagnóstico de la hernia de disco es la resonancia magnética nuclear (RMN), la cual nos permite apreciar con detalle los discos intervertebrales, articulaciones y las raíces nerviosas. El estudio de electromiografía (EMG) nos muestra la trasmisión de los impulsos por las raíces nerviosas.

En estos casos se manifiestan como una lumbociática, lo cual significa que hay dolor lumbar y dolor a lo largo del nervio ciático. La localización mas frecuentes de las hernias son entre L5 y S1 en un 45-50% y entre L4 y L5 en un 40-45%,  en menor grado entre L3 y L4 que solo son el 5%.

 

Hay 4 grados en la evolución desde una hernia de disco: Abombamiento, Protruccion, Extruccion y Migracion dical  

imagenes/4_etapas.jpgimagenes/4_etapas2.jpgimagenes/4_etapas3.jpgimagenes/4_etapas4.jpg

 

 

El tratamiento inicial es mediante tratamientos conservadores al igual que la lumbalgia, posteriormente se puede complementar con rehabilitación física. PERO en los casos que se realiza el estudio de RMN de la columna lumbar y es evidente la presencia de una hernia de disco con compresión importante de la raíz nerviosa, NI EL MEDICAMENTO NI LA REHABILITACION mejoraran las molestias, esto solo será temporal y la resolución definitiva tendrá que ser mediante cirugía. 

 

 

 

Conducto lumbar estrecho

 

El término  “conducto estrecho” se refiere a un angostamiento del canal espinal, que ejerce presión sobre la médula espinal o los nervios.

 

¿Qué ocasiona el conducto estrecho?

Es un problemas de pacientes mayores de 50 años, secundario a un envejecimiento gradual y "desgaste" de la columna por las actividades cotidianas. Es muy probable que exista una predisposición genética a esta patología, ya que es frecuente encontrar este problema en familiares cercanos.

 

Las molestias suelen comenzar de manera intermitente y progresiva, un dato común es el presentar dolor en la parte baja de la espalda acompañado de poder caminar distancias cada vez más cortas (el paciente frecuentemente refiere que antes podía caminar largas distancias y ahora cada vez esa distancia se acorta por cansancio de las piernas y/o dolor en la espalda baja), tienden a sentarse después de una distancia corta para descansar y retomar su camino. Otros pacientes incluso tienen que acortarse para mejorar las molestias de la espalda baja.

 

El diagnóstico del Conducto Estrecho debe de seguir a una adecuada historia clínica, donde el médico comenzará pidiéndole que le describa los síntomas que tiene y la manera en que los síntomas han cambiado a través del tiempo. El doctor también necesitará saber cómo es que el paciente ha tratado los síntomas, incluidos los medicamentos que ha probado. El examen físico busca si hay limitaciones del movimiento en la columna, sitio del dolor o debilidad muscular.

 

Los estudios más frecuentes son las Radiografías y en algunos casos seleccionados por el especialista la resonancia magnética nuclear RMN. Este  examen permite tener una vista tridimensional estructuras como la medula espinal, discos intervertebrales, articulaciones y ligamentos.

 

Tratamiento No-Quirúrgico del Conducto Estrecho

Medicamentos, incluidos los antiinflamatorios no-esteroideos (AINES) para reducir la inflamación y el dolor, y analgésicos para aliviar el dolor.

Reposo o restricción de algunas actividades.

Fisioterapia y/o ejercicios prescritos por un especialista en medicina física, estos ayudaran a fortalecer los grupos musculares que apoyan a la columna y así reducir la carga sobre esta, también aumentar la resistencia de las articulaciones y tendones así como su flexibilidad.

 

Tratamiento Quirúrgico del Conducto Estrecho

En muchos casos, los tratamientos no-quirúrgicos no tratan las enfermedades que ocasionan el conducto estrecho; sin embargo, pueden aliviar el dolor temporalmente.

Los casos severos de conducto estrecho muchas veces requieren cirugía. El objetivo de la cirugía es aliviar la presión sobre la médula espinal y/o nervios espinales.

La cirugía puede ser desde un procedimiento de mínima invasión hasta el requerir de una fusión que significa el fijar las vertebras mediante unos tornillos y barras para dar estabilidad y alinear la columna vertebral.

 

En caso de que los nervios se encuentren ya dañados antes de la cirugía, es posible que el paciente persista  teniendo dolor o entumecimiento después de la cirugía; o podría no tener ninguna mejoría. Por lo cual es MUY importante la comunicación médico-paciente antes del procedimiento, para saber las expectativas que esta cirugía va a tener Recordemos que los problemas degenerativos son progresivos y la cirugía NO lo va a detener, es posible que con el tiempo el dolor o la limitación de la actividad pueden reaparecer 5 años después de la cirugía o más adelante.

 

AVANZADA

 

El término  “conducto estrecho” se refiere a una estenosis o angostamiento del canal espinal, que ejerce presión sobre la médula espinal. Si el conducto estrecho se localiza en la parte baja de la médula espinal, se le conoce como conducto lumbar estrecho o estenosis lumbar. Aun cuando el conducto estrecho puede encontrarse en cualquier parte de la columna, las áreas lumbar y cervical son las más comúnmente afectadas.

 

¿Qué ocasiona el conducto estrecho?

Algunos pacientes nacen con este angostamiento, pero lo más frecuente es que el conducto estrecho se presente en pacientes mayores de 50 años. En estos pacientes, el conducto estrecho es el resultado de un envejecimiento gradual y "desgaste" de la columna por las actividades cotidianas. Es muy probable que exista una predisposición genética a esta patología, ya que es frecuente encontrar este problema en familiares cercanos. A medida que las personas envejecen, los ligamentos de la columna pueden engrosarse y endurecerse (proceso llamado calcificación). Los huesos pueden deformarse por la edad o por sobre peso formando los llamados “osteofitos o picos de loro” y las articulaciones también tienden a engrosarse con el paso de los años y el sobrepeso. Las hernias o protrusiones de disco también pueden presentarse de manera degenerativa o a consecuencia de un accidente previo. También se pueden presentar escalonamientos  denominados “listesis”, que pueden condicionar un estrechamiento del canal espinal y/o presionar una raíz nerviosa.

 

Las molestias suelen comenzar de manera intermitente y progresiva, un dato común es el presentar dolor en la parte baja de la espalda acompañado de poder caminar distancias cada vez más cortas (el paciente frecuentemente refiere que antes podía caminar largas distancias y ahora cada vez esa distancia se acorta por cansancio de las piernas y/o dolor en la espalda baja), tienden a sentarse después de una distancia corta para descansar y retomar su camino. Otros pacientes incluso tienen que acortarse para mejorar las molestias de la espalda baja .Cuando la inflamación de los nervios se presenta a un nivel tal que aumenta la presión, los pacientes empiezan a tener problemas a nivel de las piernas de tipo entumecimiento calambres o mayor debilidad. En algunos pacientes el dolor empieza en las piernas y avanza hacia arriba en dirección de los glúteos; en otros pacientes el dolor inicia en una parte más alta y baja hacia la pierna y pantorrilla. Los casos severos de conducto estrecho también pueden ocasionar problemas de vejiga e intestino, pero esto es raro.

 

El diagnóstico del Conducto Estrecho debe de seguir a una adecuada historia clínica, donde el médico comenzará pidiéndole que le describa los síntomas que tiene y la manera en que los síntomas han cambiado a través del tiempo. El doctor también necesitará saber cómo es que el paciente ha tratado los síntomas, incluidos los medicamentos que ha probado.

El examen físico consiste en valorar si hay limitaciones del movimiento en la columna, problemas de equilibrio y signos de dolor. También se buscará disminución o pérdida de los reflejos en las rodillas y tobillos, debilidad muscular, pérdida de la sensibilidad o algunas otras maniobras especiales dependiendo del caso.

Los estudios más frecuentes son las Radiografías o Rayos-X - estas pruebas pueden mostrar la estructura de las vértebras, el contorno de las articulaciones y los espacios entre las vertebras que comprenden a los discos intervertebrales.

La resonancia magnética nuclear RMN o (MRI, por sus siglas en inglés) este estudio permite tener una vista tridimensional estructuras como la medula espinal, discos intervertebrales, articulaciones y ligamentos. Este estudio nos permite evaluar de mejor manera los cambios que se presentan  por envejecimiento de las articulaciones, ligamentos, o discos (rara vez tumores o infecciones)

Tomografía Axial Computada (TAC) nos muestra mejor las estructuras óseas de la columna pero es menos detallada para las estructuras blandas como medula espinal, nervios, ligamentos, articulaciones y discos intervertebrales.

La mielografía o mielotomografía, es un estudio en el cual  se inyecta un líquido llamado medio de contraste dentro del canal espinal y dentro del saco que contiene a la medula espinal, el cual se verá blanco en la radiografía. Este estudio nos permite encontrar si hay estrechez en el conducto espinal. 

 

 

Tratamiento No-Quirúrgico del Conducto Estrecho

Medicamentos, incluidos los antiinflamatorios no-esteroideos (AINES), para reducir la inflamación y el dolor, y analgésicos para aliviar el dolor.

Las inyecciones de corticosteroides (esteroides epidurales) pueden ayudar a reducir la inflamación y tratar el dolor agudo. Este alivio del dolor puede ser sólo temporal y generalmente se recomienda a los pacientes que no se les apliquen más de 3 inyecciones en un lapso de 6 meses.

Reposo o restricción de algunas actividades.

Fisioterapia y/o ejercicios prescritos por un especialista en medicina física, estos ayudaran a fortalecer los grupos musculares que apoyan a la columna y así reducir la carga sobre esta, también aumentar la resistencia de las articulaciones y tendones así como su flexibilidad.

 

Tratamiento Quirúrgico del Conducto Estrecho

En muchos casos, los tratamientos no-quirúrgicos no tratan las enfermedades que ocasionan el conducto estrecho; sin embargo, pueden aliviar el dolor temporalmente.

Los casos severos de conducto estrecho muchas veces requieren cirugía. El objetivo de la cirugía es aliviar la presión sobre la médula espinal y/o nervios espinales.

La cirugía puede ser desde un procedimiento de mínima invasión hasta el requerir de una fusión que significa el fijar las vertebras mediante unos tornillos y barras para dar estabilidad o alinear la columna vertebral.

 

En caso de que los nervios se encuentren ya dañados antes de la cirugía, es posible que el paciente persista  teniendo dolor o entumecimiento después de la cirugía; o podría no tener ninguna mejoría. Por lo cual es MUY importante la comunicación médico-paciente antes del procedimiento, para saber las expectativas que esta cirugía va a tener Recordemos que los problemas degenerativos son progresivos y la cirugía NO lo va a detener, es posible que con el tiempo el dolor o la limitación de la actividad pueden reaparecer 5 años después de la cirugía o más adelante.

La mayoría de los doctores no considerarán tratar el conducto estrecho con cirugía, a menos que ya se haya dado tratamiento no-quirúrgico durante un tiempo adecuado. Dado que todos los procedimientos quirúrgicos implican un cierto riesgo, por lo cual como paciente hay que informarse bien de todas las opciones de tratamiento  antes de decidir cuál es el mejor procedimiento para su caso particular.

 

 

Escoliosis

 

La escoliosis o columna “torcida”, es una condición médica en la que la columna vertebral se deforma y viéndola de frente, toma la  forma de “C” o “S”. Las manifestaciones que se presentan son: desigual musculatura de un lado de la columna vertebral, desigualdad en la altura de los hombros, desigual en la altura de las caderas y/o  longitud de las piernas, asimetría del tamaño o ubicación de mama en las mujeres.

La escoliosis es más frecuente diagnosticado en las mujeres (7 mujeres por 1 hombre). El diagnóstico es inicialmente clínico al revisar al paciente y denotar la deformidad en la columna vertebral, posteriormente se pueden solicitar estudios radiográficos y realizar mediciones.

El tratamiento médico tradicional de la escoliosis es complejo y está determinado por la gravedad de la curvatura y la madurez esquelética, que en conjunto ayudan a predecir la probabilidad de progresión. Entre las opciones más utilizadas son: medicación con analgésicos y relajantes musculares, fisioterapia, corsé dorsolumbar o en algunos casos la cirugía.

Cirugía para la escoliosis se realiza por un cirujano que esté familiarizado con la cirugía de columna. Por diversas razones, generalmente es completamente imposible enderezar una escoliosis, pero en la mayoría de los casos las correcciones dan muy buenos resultados. El pronóstico de la escoliosis depende de la probabilidad de progresión. Las normas generales de la progresión que las grandes curvas tienen un mayor riesgo de progresión que las pequeñas curvas. Además, los pacientes que no han alcanzado la madurez ósea tienen un mayor riesgo de progresión.

imagenes/causes3..jpg  imagenes/causes4..jpg

 

AVANZADA

 

La escoliosis o columna “torcida”, es una condición médica en la que la columna vertebral se deforma y viéndola de frente, toma la  forma de “C” o “S”. Generalmente se clasifica en congénita o de nacimiento e idiopática  o de causa desconocida, esta segunda se sub-clasificado como infantil (desde el nacimiento hasta los 3 años), juvenil entre los 4 y 9 años), adolescente ( de los 10 años a la madurez esquelética) o adulto según la edad en la que se presente. También se encuentra la escoliosis neuromuscular: debido a alteraciones primarias neurológicas o musculares, que causan pérdida de control del tronco por debilidad o parálisis.

 

Los síntomas de la escoliosis pueden incluir:

 

  • Desigual musculatura de un lado de la columna vertebral, desigualdad en la altura de los hombros
  • Desigual caderas y/o  longitud de las piernas
  • Tamaño asimétrico o la ubicación de mama en las mujeres

 

La escoliosis es más frecuente diagnosticado en las mujeres (7 mujeres por 1 hombre). En algunos casos, la escoliosis existe desde el nacimiento debido a una anomalía congénita vertebral, por la presencia de una medula anclada o de causa multifactorial. No existen factores de Riesgo claramente demostrados para desarrollar esta enfermedad.

El diagnóstico es inicialmente clínico al revisar al paciente y denotar la deformidad en la columna vertebral, posteriormente se pueden solicitar estudios radiográficos y realizar mediciones.

El tratamiento médico tradicional de la escoliosis es complejo y está determinado por la gravedad de la curvatura y la madurez esquelética, que en conjunto ayudan a predecir la probabilidad de progresión. Entre las opciones más utilizadas son: medicación con analgésicos y relajantes musculares, fisioterapia, corsé dorsolumbar o en algunos casos la cirugía.

Cirugía para la escoliosis se realiza por un cirujano que esté familiarizado con la cirugía de columna. Por diversas razones, generalmente es completamente imposible enderezar una escoliosis, pero en la mayoría de los casos las correcciones dan muy buenos resultados. La técnica empleada es la fusión vertebral con instrumentación (colocar tornillos en las vertebras y barras paralelas a columna).Fusiones modernas de columna por lo general tienen buenos resultados con un alto grado de corrección.

 

Pronóstico

El pronóstico de la escoliosis depende de la probabilidad de progresión. Las normas generales de la progresión que las grandes curvas tienen un mayor riesgo de progresión que las pequeñas curvas, y que torácica tienen un mayor riesgo de progresión que solo lumbar o curvas toracolumbar. Además, los pacientes que no han alcanzado la madurez ósea tienen un mayor riesgo de progresión (es decir, si el paciente no ha completado el estirón de la adolescencia).


imagenes/causes5..jpg

 

 

 

Espondilolisis y espondilolistesis

 

Son dos patologías que están relacionadas entre sí. La afección es más frecuentemente en la quinta vértebra lumbar y con menor frecuencia a la cuarta.

Se puede definir la espondilolisis como un reblandecimiento óseo de la lámina que une el cuerpo vertebral a la articulación facetaría y esta articulación queda separada del resto del cuerpo vertebral.

 

El origen puede ser de dos tipos:

  • Congénito: No llega a osificarse la lámina en el proceso de maduración ósea y se mantiene así constantemente a lo largo de su vida.
  • Traumático: Provocado por micro-traumatismos repetidos, que conllevan micro-fracturas a nivel de la vértebra, y al ser repetitivos no permiten su correcta resolución de la fractura.

La espondilolistesis consiste en un desplazamiento de una vértebra sobre otra o escalonamiento. Suele estar precedida de una espondilolisis.

El tratamiento para los casos asintomáticos así como en aquellos que, aunque provoquen dolor no conlleven una afectación neurológica progresiva, es con medicamentos y ejercicio (Reforzar la musculatura erectora de la columna lumbar resulta muy eficaz para la mejoría de los síntomas dolorosos, así como para evitar su progresión). La solución quirúrgica, que consiste en la alineación y fijación del segmento vertebral desplazado, debe reservarse para aquellos casos donde se produzca una lesión neurológica progresiva. La mera existencia de la espondilolistesis no significa una indicación para la intervención quirúrgica. 

imagenes/bone_spedolosis.jpg

 

 

AVANZADA


Son dos patologías que están relacionadas entre sí. La afección es más frecuentemente en la parte baja de la espalda, sobre todo a nivel de la quinta vértebra lumbar y con menor frecuencia a la cuarta.

Se puede definir la espondilolisis como un reblandecimiento óseo de la lámina que une el cuerpo vertebral a la articulación facetaría y esta articulación queda separada del resto del cuerpo vertebral.

 

El origen puede ser de dos tipos:

 

  • Congénito: No llega a osificarse la lámina en el proceso de maduración ósea y se mantiene así constantemente a lo largo de su vida.
  • Traumático: Provocado por micro-traumatismos repetidos, que conllevan micro-fracturas a nivel de la vértebra, y al ser repetitivos no permiten su correcta resolución de la fractura. Es común en deportistas como tenistas, jugadores de fútbol americano, entre otros.

 

La espondilolistesis consiste en un desplazamiento de una vértebra sobre otra o escalonamiento. Suele estar precedida de una espondilolisis.

Según se deslice la vértebra hacia delante se denomina “anterolistesis” o hacia atrás “retrolistesis”.

Se clasifica en cuatro grados en función de la magnitud del desplazamiento.

En muchas ocasiones no provocan síntomas, encontrándose de una forma casual al realizar una radiografía.

Pero pueden tener una evolución progresiva y en los grados más severos de inestabilidad pueden llegar a provocar lesiones neurológicas.

El tratamiento para los casos asintomáticos así como en aquellos que, aunque provoquen dolor no conlleven una afectación neurológica progresiva, es con medicamentos y ejercicio (Reforzar la musculatura erectora de la columna lumbar resulta muy eficaz para la mejoría de los síntomas dolorosos, así como para evitar su progresión). La solución quirúrgica, que consiste en la alineación y fijación del segmento vertebral desplazado, debe reservarse para aquellos casos donde se produzca una lesión neurológica progresiva. La mera existencia de la espondilolistesis no significa una indicación para la intervención quirúrgica. 

 

 

Discitis

 

Se define como la inflamación de un disco intervertebral que puede producir erosión del disco. Esta puede ser de no bacteriana  como resultado de una reacción química a una sustancia inyectada como en la discografía, mielografia, punción lumbar o bloqueo anestésico. La bacteriana que es cuando un microorganismo afecta al disco ya sea posterior a uno de los procedimientos mencionados o posterior a una intervención quirúrgica.

 

 

Fractura vertebral

 

Estas fracturas se producen en accidentes de tránsito, en caídas de altura de pie o sentado (accidente del trabajo), en aplastamiento. La gravedad de la lesión vertebral está dada principalmente porque en su interior, la columna vertebral lumbar encierra a la medula y las raíces nerviosas; ocasionando graves secuelas que pueden ser irreversibles.

La principal manifestación es dolor en la región lumbar posterior a un evento traumático con o sin afección neurológica de las piernas.

Las fracturas se clasifican por sus características radiográficas como: acuñamiento, aplastamiento o Fractura-luxación

Clasificación por su afección neurológica: va desde una lesión completa donde se pierde TODA la capacidad para mover o sentir por debajo de la lesión hasta lesiones incompletas.

El tratamiento de las fracturas de columna lumbar depende del grado de inestabilidad y afectación neurológica. En algunos casos se puede tratar con el uso de un corsé pero hay casos que ameritan tratamiento quirúrgico con fijación del segmento fracturado.

imagenes/causes9..jpg


AVANZADA


Estas fracturas se producen en accidentes de tránsito, en caídas de altura de pie o sentado (accidente del trabajo), en aplastamiento.

La gravedad de la lesión vertebral está dada principalmente porque en su interior, la columna vertebral lumbar encierra a la medula y las raíces nerviosas; ocasionando graves secuelas que pueden ser irreversibles.

La principal manifestación es dolor en la región lumbar posterior a un evento traumático con o sin afección neurológica de las piernas. La presencia de déficit motor o sensitivo de las piernas debe de interpretarse como una afección a la columna vertebral hasta que no se demuestre lo contrario.

Las fracturas se clasifican por sus características radiográficas como: acuñamiento (en forma de cuña, es decir que la altura de la parte más anterior de la vertebra es menor que la posterior), aplastamiento (cuando la vertebra pierde altura en todo el cuerpo por igual). Fractura-luxación (cuando hay fractura y además escalonamiento de la vertebra)

Clasificación por su afección neurológica:

 

La clasificación de ASIA (American Spinal Injury Association) describe el grado de lesión neurológica de la siguiente manera:

 

  1. Lesión medular COMPLETA
  2. Incompleta (conserva sensibilidad pero NO motricidad)
  3. Incompleta (conserva sensibilidad y motricidad al 50% de por encima de la lesión)
  4. Normal

 

El tratamiento de las fracturas de columna lumbar depende del grado de inestabilidad y afectación neurológica. En algunos casos se puede tratar con el uso de un corsé pero hay casos que ameritan tratamiento quirúrgico con fijación del segmento fracturado.

 

 

Tumores

 

Los tumores medulares son lesiones poco frecuentes, sin embargo pueden causar morbilidad significativa en términos de alteración de la función de las extremidades y también asociarse con mortalidad alta.

Las imágenes por resonancia magnética (IRM) desempeñan el papel central dentro de las modalidades de diagnóstico para estos tumores,  clasificación y plan de tratamiento de estas lesiones.

En la mayoría de estos tumores el tratamiento es quirúrgico mediante la extirpación parcial o total de la lesión, en algunos casos está indicado continuar el tratamiento con radio o quimioterapia.

 

 AVANZADA

 

Los tumores medulares son lesiones infrecuentes que afectan sólo a una minoría de la población. Sin embargo, pueden causar morbilidad significativa en términos de alteración de la función de las extremidades y también asociarse con mortalidad alta.

Las imágenes por resonancia magnética (IRM) desempeñan el papel central dentro de las modalidades de diagnóstico para estos tumores, y permiten su clasificación. Por medio de este estudio se pueden clasificar a los tumores en 3 según su localización. Extradurales, que se encuentran por fuera de las meninges que son la membrana protectora de la medula espinal. Intradurales, que se encuentran por dentro de esta membrana, y estos a su vez pueden ser extramedulares, que se encuentran dentro de las membranas pero fuera de la médula y los intramedulares. 

Las lesiones extradurales son las más frecuentes (60% de todos los tumores raquídeos) y las más frecuentes son las metástasis. Las neoplasias intradurales son raras, y la mayoría son extramedulares (30% de todos los tumores). Los meningiomas, schwannomas y neurofibromas y las metástasis son los más frecuentes. Los tumores intramedulares constituyen el 10% de todos los tumores raquídeos y aparecen con mayor frecuencia en la columna cervical. Los astrocitomas y los ependimomas comprenden la mayoría de los tumores intramedulares.

 

En la mayoría de estos tumores el tratamiento es quirúrgico mediante la extirpación parcial o total de la lesión, en algunos casos está indicado continuar el tratamiento con radio o quimioterapia.


2012 StarNeuro. Todos los Derechos Reservados Todos los Derechos Reservados.
Diseño y Posicionamiento Web | Wayaweb

valid XHTML valid css